Trujillo arqueológico: Chimús, moches y sacrificios humanos

Trujillo. Perú. Octubre 2019.

trujilloLos problemas y los efectos del cambio climático están de plena actualidad. Todos deberíamos estar pendientes de las decisiones que tomen los mandatarios del mundo para que no nos veamos avocados un desastre ecológico de escala planetaria. Curiosamente en el pasado, el clima fue decisivo para que civilizaciones enteras desaparecieran, tal como ocurrió con algunas civilizaciones precolombinas.

“El Niño” es una de las alteraciones climatológicas más conocidas.  La causa de este fenómeno es el calentamiento del mar en la zona ecuatorial del Pacífico. Este incremento de la temperatura sucede durante varios años y de forma cíclica. Como consecuencia se producen lluvias torrenciales y tormentas devastadoras en los países de esa zona del mundo, entre ellos Perú. Este fenómeno ya era conocido por las civilizaciones precolombinas. Los efectos causados por “el Niño” en cada uno de sus ciclos es variable, encontrándose niños benévolos y otros más endemoniados que el niño de “La Profecía”. Desgraciadamente los efectos extremos provocados por este fenómeno climático parece que se han vuelto más frecuentes debidos al calentamiento global y el cambio climático.

IMG_20181019_114629_640
Panorámica del complejo arqueológico de Chan Chan en pleno desierto peruano.

Los sacerdotes de las culturas precolombinas eran magníficos conocedores de las estrellas y podían determinar con exactitud en qué periodo del año se encontraban. Esta información era crucial para determinar el mejor momento para realizar la siembra y la recolección de las cosechas y posiblemente también era capaces de predecir cuándo se iba a producir los temidos efectos devastadores del “Niño”.

IMG_20181019_115753_701
Detalle del palacio real de Chan Chan. Ardillas o nutrias? Un eterno dilema.

Los viajeros solemos estar muy pendientes del tiempo. Cuando estamos en mitad de un viaje y se abren los cielos cayéndonos el mar a cántaros, aunque el meteorólogo de turno haya pronosticado que iba a hacer bueno, nos solemos cabrear. Si además, te llevas sólo una “rebequita” para la noche y resulta que se desata una ola de frio polar, entonces te acuerdas del meteorólogo y mentas a toda su familia hasta la octava generación.  En las antiguas civilizaciones precolombinas no tenían estos problemas. Para pedir un clima beneplácito a los dioses se realizaban pequeñas ofrendas. Sin embargo,  cuando acontecían grandes sequías o catástrofes como inundaciones o terremotos, sólo quedaba intentar aplacar la ira de los dioses. En estos casos, en vez de consultar las isobaras y la localización del anticiclón de las Azores, se dedicaban a realizar sacrificios humanos degollando a algún pobre incauto.

IMG_20181019_102741_768
Seres marinos en la Huaca Arcoíris.

Después de mi día de descanso playero (ver entrada anterior), me lancé con muchas ganas a conocer las imponentes ruinas arqueológicas que rodean la ciudad de Trujillo. Quería conocer más sobre las civilizaciones Moche y Chimú, que se desarrollaron en la franja costera desértica de Perú y dependían estrechamente de las condiciones climáticas. Había contratado una excursión de un día con la empresa que se encontraba al lado del Hotel Colonial donde me alojaba. En cualquier caso, Trujillo se encuentra llena de compañías que realizan esta excursión y es fácil encontrar una disponible. Afortunadamente, esta vez la guía que me tocó era muy competente, no como me había pasado en Chavín de Huantar (ver entrada anterior).

IMG_20181019_102052_551
Una guía como dios manda, que gusto!!

Nuestras primeras paradas ese día fueron la Huaca Esmeralda y la Huaca Arcoíris. Huaca es el nombre quechua para referirse a un sitio sagrado. Ambas huacas pertenece al periodo Chimú. Una civilización que se extendió desde el 850 después de Cristo hasta el 1470, cuando fueron sometidos por los incas.  El material que utilizaban los chimús para la construcción era el adobe. Dado que algunos de estos edificios tienen más de 1000 años, el estado de conservación en general no es bueno.

IMG_20181019_112009_496
Entrada del Museo del Sitio de Chan Chan.

Estas huacas se encuentran en medio de barrios de Trujillo poco recomendables. Sólo recientemente se les ha prestado más atención y están intentando restaurarlas. El turismo podría ser una fuente importante de ingresos para el barrio, pero no estoy seguro que se utilicen los ingresos para eso.  De estas huacas llama la atención la decoración de carácter marino que incluye: redes, peces y pelicanos. Todas ellas están hechas en adobe y por eso son muy frágiles. En estos edificios se han identificado pozos donde se arrojaban ofrendas para conseguir el beneplácito de los dioses. En alguna de ellas se han encontrado huesos de niños, por lo que se sospecha que también pudieron realizar sacrificios humanos.

IMG_20181019_120851_917
Increibles decoraciones en los muros del palacio real de Chan Chan.

De aquí nos dirigimos a las ruinas de Chan Chan, que corresponde a la mayor ciudad precolombina que ha existido jamás y la ciudad de adobe más grande del mundo. Debido al paso de tiempo y la erosión, en la mayor parte del complejo no se ven más que montículos de tierra. Hay partes que parece que te encuentras en una escombrera. De hecho, inicialmente las ruinas pasaron desapercibidas para todo el mundo. Antes de visitar el yacimiento arqueológico nos acercamos al Centro de sitio Chan Chan donde existe información sobre el complejo y la historia de la civilización Chimú, a la que pertenece esta enorme ciudad. La visita a este centro interpretativo fue muy interesante y te permite hacerte una idea de la inmensidad del sitio.

IMG_20181019_120809_397
¿Eres capaz de encontrar a un microbiólogo escondido entre los muros de adobe?

En los tiempos de esplendor, la ciudad llegó a albergar a 60.000 personas. Durante la visita,  la guía nos llevó por un laberinto de muros de adobe hasta llegar al palacio real, que es la parte mejor conservada y la única que se puede visitar del yacimiento. Lo más llamativo es el gran tamaño del palacio y la decoración de las paredes con peces y animales marinos.  Parece mentira que pese a los diluvios del “Niño” y el paso del tiempo, todavía quede algo de todo aquello. De todas formas, recientemente han construido una tejavana para proteger las partes más valiosas del palacio porque el último “Niño” produjo grandes destrozos.  La piedra es siempre más resistente, pero los chimús construyeron con lo que tenían a mano, que en este caso era adobe.

IMG_20181019_123612_374
Resto de los muros de adobe del Palacio Real.

El palacio es sólo una ínfima parte de todo el complejo. En la basta explanada donde se sitúa Chan Chan  todavía quedan muchos montículos de tierra que esperan a ser excavados y podrían guardar increíbles sorpresas. Sólo en una de las parte del recinto se puede observar algo de vegetación y corresponde a uno de los antiguos estanques donde se acumulaba el agua para el consumo de la ciudad. En esta zona tan desértica del mundo, el agua era el bien más preciado para mantener a la población. Sin embargo, las condiciones climáticas y el asedio de los incas hicieron finalmente sucumbir a los chimús y la ciudad se abandonó.

IMG_20181019_124459_518
Panorámica del sitio de Chan Chan

Tras la visita, nos llevaron a Huanchaco a comer. Al principio me dio un poco de rabia porque ya había estado el día anterior por mi cuenta.  Sin embargo, sólo nos dieron una hora para comer. Me dio el tiempo justo para meterme otro ceviche. Esta vez en el Restaurante Peñón (ver sito web), un sitio más modesto y sin mariachis, pero he de decir que el ceviche era tan bueno o mejor que el qué me había comido el día anterior (ver entrada anterior). Me dio pena por mis compis de excursión, porque una hora no es nada para visitar Huanchaco. Os recomiendo que si podéis, vengáis por vuestra cuenta y paséis media mañana o media tarde para empaparos del ambiente de este sitio tan singular.

IMG_20181019_135527_328
Mi ultima vista de los caballitos de totora de Huanchaco

Para la tarde nos quedaba la joya de la visita, la Huaca del Sol y Huaca de la Luna. Este complejo arqueológico perteneció a la civilización de los moches (100- 800 después de cristo). Ambas huacas se encuentran una enfrente de la otra y son dos montañas de adobe que como pasaba en el caso de Chan Chan pasaron inicialmente completamente desapercibidas. Entre ambas, se encontraba la ciudad donde vivían los moches.

IMG_20181019_162407_267
Vista de la Huaca del Sol

La Huaca del Sol no se encuentra abierta al público y está todavía sin excavar. Sólo se puede visitar la Huaca de la Luna y el Museo Huacas de Moche, que merece muchísimo la pena. En él, se puede conocer más sobre la cultura moche, sus creencias y ritos. Todo esto, en parte gracias a la extraordinaria cerámica moche, dado que representaban en ellas escenas de su vida cotidiana con todo lujo de destalles, como si se tratase de un libro abierto. La mayor parte de las cerámicas moche se encuentra en el Museo Larco de Lima. Este museo lo considero imprescindible. Si estáis en Lima y solo tenéis tiempo para ver un museo, que sea éste. Las cerámicas son espectaculares.

IMG_20181019_153757_531
Panorámica de la Huaca de la Luna.

La visita al Museo Huacas de Moche es además importante para comprender los rituales que se celebraban en la huaca. Para aplacar la ira de los dioses, véase, terremotos, inundaciones o desgracias varias, se realizaban sacrificios humanos. Para elegir a los “afortunados” existía una contienda en la que luchaban los candidatos y el que perdía, era despojado de sus ropas y conducido al interior de la huaca, donde era preparado para el sacrifico suministrándole brebajes alucinógenos preparados a base de cactus de San Pedro y hojas de coca.

IMG_20181019_161938_007
Murales en la Huaca de la Luna.

El sacerdote se encargaba de degollarlos y recoger su sangre en un receptáculo, que era vertida en honor de los dioses y en presencia de todo el pueblo moche en una ceremonia orquestada dese lo alto de la huaca. Después de esto, solo quedaba esperar que el tiempo fuese propicio, o quizá no… A mí me recordada todo muchísimo a “Indiana Jones y el templo maldito”. Al igual que en la película no faltaba el sacerdote maligno, drogas varias y sangre a mansalva. La única diferencia era lo de arrancar el corazón del infeliz sacrificado mientras estaba todavía latiendo. Yo diría que esto debió ser una “licencia poética” de Steven Spielberg en la interpretación del rito moche.

IMG_20181019_161706_374
Deidades moches rodeadas de mantas rayas.

Parte de la espectacularidad de la Huaca de la Luna reside en su estado de conservación. Esto es debido a que los moches de forma periódica reconstruían el templo. Para ello cubrían completamente de ladrillos de adobe el templo antiguo y volvían a rehacerlo sobre el antiguo con la misma estructura y distribución. Los habitantes que vivían en la ciudad tenían que pagar un tributo a base de adobes, que iban todos a la construcción de la huaca, cada uno con la firma del artesano que lo hacía. En la huaca hay millones de ladrillos de adobe.  Es como una gran “matrioska” rusa. Por esta razón, existen zonas  en los templos antiguos  que mantienen intactos  los dibujos originales de las paredes.  Sólo puedo decir que ver las pinturas de más de 1500 años es flipante.

IMG_20181019_164814_500
El Universo moche en un mural de la Huaca de la Luna. Casi se parece al “Jardín de las Delicias” del Bosco.

Tras finalizar la visita regresamos a Trujillo y dimos por terminada la gymkana de Huacas y montículos de adobe. Fue un día muy completo, como suelen ser todas las excursiones organizadas. Llegué al hotel agotado y me pegué una ducha para quitarme de encima los polvos de adobe milenarios que llevaba encima. Después de descansar un rato en la cama, me cambié de ropa y salí a dar una vuelta por Trujillo. Se había hecho de noche y los edificios coloniales tenían una iluminación especialmente bonita. La catedral estaba de postal.

IMG_20181019_195158_055
Catedral de Trujillo. Luz y color, para que quieres más.

Me habían recomendado que me acercase al Restaurante Rincón de Vallejo (ver sitio web) que parece que estaba frecuentado por clientela local y era barato. Estaba cerca de la Plaza de Armas. El sitio no era especialmente bonito, pero el servicio fue muy bueno. Me acercaron la carta y no sabía que pedir. Mi cupo de ceviche para los próximos tres días lo tenía cubierto. De repente vi que tenían “anticuchos”.  Es un plato típico peruano consistente en unas brochetas a la brasa de corazón. Todavía no los había probado. No sé si me sentí poseído por un espíritu moche o abducido por un alienígena de Spielberg, pero decidí pedírmelos. Estaban muy buenos, ya sabéis que me encanta la casquería. No os asustéis, los anticuchos son de cerdo o vaca. Bueno, quizá para el día de los difuntos hagan algunos especiales….

IMG_20181019_200029_070
Trujillo, impresionane de día y de noche.

Después de cenar no me apetecía irme a dormir, así que anduve por las calle y terminé en la Casona Deza Café (sitio web), al lado de mi hotel. Este sitio es uno de estos patios tan bonitos que tienen las casas coloniales. Lo habían acondicionado en plan “chill out”. Un sitio magnífico para terminar un día tan arqueológico y meditar sobre qué hacer para frenar el cambio climático. Quizá sacrificar a algún mandatario mundial escéptico que no se cree lo del calentamiento global, al más estilo tradicional moche, pueda aplacar la ira de algún ecologista entregado a la causa. Ahí lo dejo…

10 comentarios sobre “Trujillo arqueológico: Chimús, moches y sacrificios humanos

  1. Que interesante todo! !!!! Y anticuchos!!!!!😲😲😲😲 estas seguro que eran de vaca o de cerdo?……igual ya han empezado con los sacrificios por el clima. …..razón no les faltaría desde luego 😆😆😆

    Le gusta a 1 persona

    1. La verdad es que la excursión por los sitios arqueológicos de Trujillo merecen mucho la pena. Los incas se llevan toda la fama y Machu Pichu es muy chulo. Pero la cultura moche y la chimú son también impresionantes. Gracias por leerme.

      Me gusta

  2. Nos encantas Horacio 🥰 te imaginamos ahí con gorro y látigo perseguido por el sacerdote asesino 🤣 una buena visita si señor. Por cierto, en el Restaurante Rincón de Vallejo, el de los aniticuchos (menudo nombre para una comida 🤣) te faltó el enlace, queríamos ver una foto de esos apetitosos corazones 🤢. Que valiente probarlos después de saber que los arrancaban aún latiendo para las ofendas 🤔. Te sales Indiana! Perdón, horacio 😍 un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  3. Si podrían hacer algunos anticuchos con los que piensan que el cambio climático está sucediendo en otro planeta
    🙄. Menos mal que han quedado esas mega ruinas, es increíble que aún se mantengan tantas ruinas de adobe por el mundo. La puerta una joya. El sitio es espectacular. Veo que los caballitos de totora te perseguían y no los usaste mira que habertelos perdido…😂😂un besote

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues si que habría que hacer algo con los energúmenos sueltos que hay por ahí sueltos. Ya llevo unos días buscando un neopreno mono para cogerme el primer autobús que salga para el terrapuerto de Trujillo y de ahí a por un caballito de Huanchaco.

      Me gusta

    1. Muchas gracias por leerme. Pues si tenía que haberme dado el placer de hacerme un tratamiento de esos. Sin embargo, puedo decirte que sude como no hay en los escritos y los poros de mi piel los traje más limpios que la patena. Un beso y feliz semana.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s